ECUADOR

Mareo en viaje

El mareo de los perros durante el viaje es un problema que no solo afecta a las mascotas sino también a sus dueños. Para evitarlo existen una serie de medicamentos que evitarán el mareo sin adormecerlo, evitando así los problemas que pueden ocurrir durante el traslado.

Expand All
  • El mareo al viajar supone un problema considerable tanto para el propietario como para el animal. Las principales frustraciones que puede tener el dueño de una mascota son:

    • Viajar con un perro que se encuentra claramente mal, aunque no vomite. 
    • Viajar con un perro que se marea y tener que limpiar el vómito. 
    • Distraerse al conducir por el movimiento y el malestar del perro. 
    • Ver sufrir a su animal y sentirse privado de su compañía.
    • Ver limitada la libertad de viajar con su mascota.

    Sin embargo, en general, los propietarios se preocupan lo suficiente por sus perros como para modificar su estilo de vida y reducir al mínimo el mareo al viajar.

  • No se sabe exactamente cuál es el mecanismo que provoca el mareo. Lo que se sabe es que una combinación de un desplazamiento que el perro no puede controlar junto con estrés y ansiedad puede generar una sensación de náusea muy intensa y provocar el vómito.
    Las personas y los perros mantienen el equilibrio gracias a un mecanismo muy complejo situado en el oído interno y el aparato vestibular, que manda señales al cerebro. El movimiento que provoca el desplazamiento en un carro o en el mar estimula este mecanismo, que bombardea el cerebro con señales. Estas señales se agravan con el estrés (causado quizá por malas experiencias previas) y la fobia a los viajes, estimulando las zonas del cerebro que provocan la náusea y después el vómito. Sólo cuando se detiene el movimiento se reduce la náusea lentamente, a medida que la actividad cerebral vuelve a la normalidad.

    Algunos perros sufren verdaderamente mareo al viajar, y los síntomas que presentan están provocados por el efecto del movimiento sobre el laberinto del oído interno; sin embargo, existen muchos otros factores que pueden provocar mareo al viajar. La combinación del miedo con la incomprensión de lo que sucede desencadena los signos de mareo, como ansiedad, babeo, temblores, náuseas y vómitos. Sin embargo, independientemente de la causa y del mecanismo que estimula el centro del vómito, los signos clínicos observados por el propietario son los del mareo, que se traducen en diversos síntomas, de los que el vómito es el predominante y más molesto para los perros y sus propietarios.

  • El mareo en viaje se produce en los perros de cualquier edad, pero los cachorros y los jóvenes se ven más predispuestos a sufrir mareos con posterior vomito. Los principales síntomas que se muestran antes de la entrada en crisis del animal son las siguientes:

    • Babeo excesivo.
    • Jadeo. 
    • Degluciones continuas. 
    • Lamido de labios. 
    • Arcadas. 
    • Contracciones abdominales. 
    • Ansiedad. 
    • Nerviosismo y temblor.
  • El diagnóstico es fácil y se basa en síntomas como hipersalivación, náuseas, nerviosismo, ansiedad, temblores y vómitos en un momento concreto del viaje. Vigile si aparecen esos síntomas. Si el perro actúa de forma distinta dentro del carro, babea mucho o parece infeliz, puede que tenga náuseas. Consulte a su veterinario, que le recomendará una medicación adecuada para su perro.

  • Tratar a un perro durante el viaje es una tarea casi imposible, por lo que se recomienda la prevención. La manera en que se puede tratar al animal es mediante una medicación, la cual aliviará al animal, haciendo que el viaje sea tranquilo.

  • El mareo al viajar se puede prevenir de manera eficaz con medicación autorizada. Algunos medicamentos se pueden administrar oralmente y puede darse desde 1 hora hasta 10 horas antes del viaje, los cuales tienen un efecto de hasta 12 horas. Los fármacos lo que harán es bloquear las señales al cerebro que provocan vómitos, mientras que otros producirán somnolencia o sedación temporal.

    • Dejar que el perro respire aire fresco durante el viaje abriendo un poco las ventanillas. 
    • Conducir con cuidado sin acelerar ni frenar innecesariamente. 
    • Asegurar que el auto no esté demasiado caliente ni demasiado frío (los perros no pueden ajustar la temperatura corporal tan rápidamente). 
    • Hacer pausas periódicas en los viajes largos y dejar salir a su perro para que toma agua. 
    • Educar al perro sobre cómo debe comportarse dentro del auto. Hacer que el perro asocie al auto con una experiencia agradable, porque el estrés y la ansiedad son los principales factores del mareo. La primera vez que se suben a un carro muchos perros son todavía cachorros. Se debe acostumbrar de manera gradual a estar en el auto durante intervalos cortos, primero con el motor apagado, después en marcha y después realizando trayectos pequeños.