ECUADOR

Demodex

Demodex es considerado un componente normal del ecosistema cutáneo del perro que se transmite durante la lactación, pero en algunas ocasiones este ácaro prolifera en exceso, lo que provoca una afección cutánea, local o generalizada. Al generarse esta masificación es necesario realizar un tratamiento específico con fármacos registrados para perros, además del tratamiento de cualquier enfermedad subyacente.

Expand All
  • Los ácaros del género Demodex de los perros se consideran parte integrante de la fauna fisiológica de la piel ya que no provocan ningún tipo de síntoma clínico. Normalmente viven siempre en la luz de los folículos pilosos, pero en las infestaciones graves también invaden las glándulas sebáceas: los ácaros Demodex no pueden sobrevivir fuera del hospedador.

    La demodicosis se considera una enfermedad multifactorial, por lo que la sola eliminación de los ácaros no cura al animal por completo. Demodex canis se considera un componente normal del ecosistema cutáneo del perro, que se transmite durante la lactancia. El cachorro se cura de un brote juvenil de demodicosis cuando su sistema inmunitario madura: se vuelve más resistente y su cuerpo es capaz de anular cualquier expresión clínica del ácaro.

    La demodicosis localizada suele aparecer en perros jóvenes, de menos de 2 años de edad. Las lesiones típicas son:

    • Inflamación cutánea y alopecia (falta de pelo).
    • Áreas desprovistas de pelo en la cabeza y/o en las patas delanteras.
    • Rascado.
    • Descamación fina.
    • Remisión espontánea.

    La demodicosis generalizada puede aparecer en la época juvenil o adulta. Afecta a toda una región del cuerpo, con más de seis áreas focales y/o las zonas interdigitales y la base de las uñas. Las lesiones cutáneas en los adultos son:

    • Comedones.
    • Infección cutánea profunda o forunculosis (granos) con exudación sanguinolenta profusa
    • Costras gruesas.
    • Nutrición deficitaria.
    • Estrés.
    • Celo u endoparásitos.

    Así mismo, pueden asociarse a la demodicosis otras enfermedades subyacentes como hipotiroidismo, hiperadrenocorticismo, leishmaniosis o tumores.

  • Si su perro muestra signos clínicos de rascado, zonas alopécicas en forma de manchas, costras, etc., debe usted consultar a su veterinario.

    La confirmación de la demodicosis es muy fácil una vez se ha incorporado la enfermedad a la lista de diagnósticos posibles: un simple raspado cutáneo revelará una gran abundancia de ácaros. Tiene que ser un raspado profundo, que incluya algo de sangre o suero sanguinolento capilar. Este procedimiento no resulta doloroso para el perro y es necesario para el diagnóstico final de la demodicosis y para diferenciarla de otras infecciones cutáneas por ácaros. Debe presionarse con fuerza la piel con los dedos antes o durante el raspado para provocar la extrusión de los ácaros Demodex de los folículos pilosos. La piel o el instrumento de raspado se pueden humedecer con aceite mineral, para facilitar la recogida de la muestra. El veterinario examinará la muestra al microscopio para comprobar la presencia de ácaros del género Demodex.

    En los perros adultos el diagnóstico de demodicosis llevará al veterinario a buscar cualquier otra causa o enfermedad asociada subyacentes.

  • La demodicosis es una infección profunda; el parásito no se encuentra en la superficie cutánea, por lo que no suele producirse la transmisión por contacto. No obstante, su naturaleza profunda también es el motivo por el que el tratamiento de la demodicosis generalizada sigue siendo un reto en medicina veterinaria. Tradicionalmente la enfermedad se ha tratado con baños de amitraz (baño de todo el animal), pero estos no son prácticos, son engorrosos y pueden provocar letargia y somnolencia si el animal ingiere el amitraz.

    Existen otros productos más modernos para perros, registrados en forma de preparados spot-on de administración mensual (aplicados en la nuca del perro) que han demostrado su eficacia para tratar la demodicosis. El veterinario hace un seguimiento de los perros en tratamiento y lo continúa después de la curación clínica, hasta que dos raspados cutáneos sean negativos (es decir, que en ellos no se detecte la presencia de ácaros Demodex).

  • Todavía no se conoce completamente el mecanismo patogénico de la demodicosis, pero se ha demostrado que los perros con una demodicosis crónica generalizada tienen su función inmunitaria reducida. Mientras que algunos estudios hacen pensar en una predisposición genética de determinadas razas o estirpes de perros, en otros se ha demostrado una reducción de la respuesta inmunitaria provocada por los propios ácaros Demodex. Aunque todavía no se ha demostrado definitivamente la naturaleza genética de la demodicosis, se recomienda que no se siga criando con perras que han tenido camadas afectadas.

    La demodicosis es poco frecuente en el gato. Los ácaros Demodex son específicos de su hospedador, por lo que no hay riesgo de transmisión a las personas.