ECUADOR

Cuidados perioperatorios

Los cuidados perioperatorios son aquellos que se realizan antes y después de una operación quirúrgica. Estas pueden ayudar en la comodidad y la recuperación de la mascota.

Expand All
  • Una cirugía programada es ideal porque permite planificar con previsión y ayuda a garantizar las mejores condiciones posibles para la operación.

    El dueño del animal puede ayudar de la siguiente manera:

    • Informar al veterinario de todos los problemas de salud que sepa que presenta su animal, aunque no parezcan estar relacionados con el motivo de la cirugía.
    • Informar al veterinario de todos los medicamentos que su mascota haya estado tomando recientemente o bajo los que todavía sigue en tratamiento, aunque aparentemente no parezcan estar relacionados con el motivo de la cirugía.
    • Asegurarse de administrar correctamente todos los medicamentos que le receten.
    • No introducir cambios sustanciales en la rutina del animal, especialmente en la alimentación, si no se lo indica el veterinario.
    • Evitar el contacto con otros animales que puedan suponer un riesgo de contagio.
    • El día antes de la operación se debe cepillar al animal para eliminar la suciedad y los enredos del pelo.
    • Intente que haga sus necesidades antes de ingresarlo en la clínica.
    • Siga todas las instrucciones del veterinario.

    Revisión veterinaria antes de la operación:

    • Hará un repaso final de los antecedentes de salud del paciente.
    • Llevará a cabo una exploración física para comprobar el estado de salud del animal, especialmente del corazón y los pulmones, y revisará la zona que se va a operar.
    • Extraerá muestras de sangre y orina para detectar posibles enfermedades ocultas (especialmente de hígado y riñón), si es necesario.

     

     

  • Cuando sea adecuadamente seguro hacerlo, el veterinario enviará al animal a casa para que permanezca en un entorno familiar. El dueño suele ser la persona más indicada para supervisar los primeros días de una recuperación sin complicaciones.

    En cambio, tras algunas operaciones, en recuperaciones delicadas o complicadas y bajo ciertas situaciones familiares, puede ser necesaria una permanencia más larga en la clínica (bajo hospitalización y seguimiento directo por parte del equipo veterinario).

    • Cuidados en el hogar:
      - Es necesario que el animal esté cómodo y permanezca en un lugar apartado y tranquilo, sobre todo alejado de los niños inquietos.
      - Es conveniente alternar el descanso con breves períodos de deambulación suave y animarlo a utilizar su bandeja de arena (en caso de los gatos) o el lugar habitual donde hace sus necesidades.
      - No permitir que el perro o gato se toque el vendaje o la sutura de la herida quirúrgica.
      - Mantener el vendaje limpio y seco.
      - Si surge algún problema con los puntos de sutura o el vendaje, consultar con su veterinario.
      - Si la herida comienza a sangrar o supurar copiosamente, se debe llevar de inmediato a una veterinaria.
      - Cualquier alteración de la salud de la mascota que llame la atención (apatía, pocas ganas de comer, vómitos, diarrea, sangrado, etc) aparte de las que ya les hayan señalado en su clínica veterinaria, comuníquesela a su veterinario
      - Antes de enviar a su mascota a casa, el veterinario le indicará cuándo debe darle de comer, los signos a los que se debe prestar atención, qué cuidados especiales debe recibir y cuándo debe realizarse una revisión del paciente.

     

    • Alimentación y ejercicio
      Las mascotas pueden tener menos apetito durante los primeros días posteriores a la operación. El auxiliar veterinario de la consulta le aconsejará la dieta más adecuada para después de la operación. Siempre debe tener a su disposición agua para beber. La cantidad y el tipo de ejercicio que debe realizar después de la operación dependen del tipo de cirugía, pero en los gatos deben permanecer dentro de casa durante uno o dos días y disponer de una bandeja de arena. Los perros deben permanecer en casa un día o dos, y después comenzar a practicar un poco de ejercicio atados con la correa. La actividad debe ir aumentando gradualmente hasta recuperar la normalidad cuando se restablezca completamente.

     

    • Retirada de los puntos de sutura/vendaje
      Normalmente tiene lugar entre una semana y 10 días después de la operación, aunque puede haber variaciones específicas a cada caso. Casi siempre es necesario aliviar el dolor durante el período postoperatorio.
  • Los animales sufren dolor de una forma y en un grado muy parecidos a los seres humanos, pero no demuestran su malestar tan fácilmente de una manera tan evidente. Por tanto, el alivio del dolor es una parte importante de cualquier operación.

    • Beneficios del tratamiento del dolor:
      - Su mascota estará mucho más contenta y más cómoda.
      - Se levantará y comenzará a caminar antes, reduciendo así las complicaciones.
      - Es posible que pueda volver a casa antes, y que vuelva a comer y a beber con normalidad en poco tiempo.
      - Prestará menos atención a la herida, reduciendo el riesgo de que se arranque los puntos de sutura.
      - Se reducen los tiempos de recuperación necesarios.

     

    • Reconocimiento del dolor:
      - No quiere moverse
      - Le cuesta o no quiere comer, beber, orinar o defecar.
      - Lame o muerde la herida o el vendaje.
      - Mantiene agachadas las orejas y la cola.
      - Se queja a ratos, sobre todo cuando se mueve.
      - Permanece tumbado sobre la zona operada.
      - Muerde sin avisar si se le molesta. El veterinario le enseñará cómo manejar a su mascota.
      - Típicamente, muchos propietarios comentan “parece triste”.

     

    • Analgésicos:
      - A la hora de escoger el analgésico es necesario tener en cuenta:
      - La edad y el estado de salud general del animal.
      - El tipo de operación quirúrgica.
      - Los anestésicos y otros medicamentos administrados antes, durante y después de la operación.
      - La duración necesaria de la analgesia (alivio del dolor). Ésta puede ser necesaria durante muchos días.

     

    • Medicamentos disponibles:
      Los analgésicos están disponibles en forma de comprimidos o inyecciones. Algunos hacen efecto sólo durante unas horas, otros un día o más. Las combinaciones de analgésicos pueden mejorar pero también empeorar los resultados, o provocar efectos secundarios perjudiciales. Igualmente, la mayoría de analgésicos o antiinflamatorios disponibles para medicina humana no son bien tolerados por las mascotas (particularmente algunos son muy tóxicos en perros y sobre todo en gatos, mientras que en personas son ampliamente utilizados y son bien tolerados). Por esa razón, es muy importante no dar ningún analgésico extra si el veterinario no lo ha indicado así.

      El veterinario se asegurará de escoger los analgésicos más adecuados en función del tipo de operación, así como de los demás medicamentos que  haya recibido.